TÚ VOZ

Aquella tarde y desde aquel lugar donde por poco mis lágrimas se desbordan, … Aquel atardecer con un ocaso particular, uno de matíces naranja, azul y al final tenúemente morado que se puede apreciar desde el infinito horizonte del paisaje. 

Una tarde en el que me encontraba fugazmente sólo, pero tu llegaste sin previo aviso rompiendo mis esquemas e ideales… En donde el sonido del silencio se rompió con el fulgor y magia de tú voz, una  que me estremeció una y otra vez, una que brilla en la oscuridad y me quita las ataduras del pasado vivido… ¡Tu lindura! que irradías en mi ser con tus vibraciones.

Un río que se observa y parece interminable (El Magdalena), uno que reluce al caer la tarde… Uno que me  gustó ver a tu lado, potenciando así mi más sincero querer por ti.

Un querer que crece sin límites, un querer irisorio que me hace alusinar… Uno que puede ser mi cura o mi enfermedad.

Tu la de la voz inmarcesible y que late sin límite de tiempo… Tu la que llena de magia mi corazón y me hace divagar inclusive en hasta reconsiderar el mismo color que invade al universo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s