EL DECESO DE UNA ILUSIÓN

… y cuando más esperanzado  estuvo, sus fuerzas

ya estaban agotadas…

y no fue sólo una

ni fueron dos veces

en las que el nunca supo

como decirle lo especial que era ella

y lentamente la ilusión comenzó a marchitar su vida entera,

matándole a cada suspiro y pensamiento por ella,

haciéndole más frágil y temeroso que antes,

haciéndole llorar, gritar, sollozar y sonreír hipócritamente,

puesto que la esperanza que estaba puesta y que iluminaba su vida

se iba lentamente, perdiéndose y distorsionándose creando un final alternativo

en esta vida ilusionada y de poca suerte.

Así es como mueren las ilusiones, cuando más das…menos recibes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s