BÓVEDA CELESTE

Un paisaje es todo lo que necesito para recobrar la vida, unas nubes blancas que me permiten imaginar todo lo que puede ser posible, y un cielo azul que llena de interés a mi ser.

Miro al horizonte intentando encontrar respuestas, pero lo que más anhelo es encontrarte a ti, ya que contienes todas las respuestas que quiero saber, pero no tengo que buscarte ya porqué estas a mi lado y eso hace que mi mundo sea perfecto.

Al mirar a las montañas y los verdes árboles que está contiene y me hace sentir como sí bebiera un trago de paz y armonía, pero tú haces que encuentre la paz que tanto anhelo y me llenas de armonía inmediata. Es indescriptible lo que esta sucediendo en este momento, es increíble, y eso hace que me de miedo cerrar mis ojos porqué me da miedo abrirlos y que ya  no estas conmigo… pero llegas con un abrazo que hace que el tiempo universal, las nubes de la bóveda celeste y el sol se detengan de inmediato, llenas de magia todo, tú sin duda alguna eres una artista.

Tu llenas de luz cualquier lugar de oscuridad, eres música para mis oídos, música que suena en un compás perfecto y sin igual, música real que llena de regocijo mi corazón, e inclusive permite que llegue a recordar mi infancia aunque me hace retornar a ti y me hace pensar que quisiera estar a tu lado por siempre, esto es igual al abrazo que nos otorgamos, un abrazo férreo pero inolvidable, firme pero sutil, un abrazo que ahora tiene un valor incalculable, definitivamente este abrazo fue, es y será una obra perfecta.

Al estar contigo no quiero pensar en nada, o bueno, sólo quiero pensar en decirte palabras que llenen a tu ser de alegría, ya que verte sonreír se ha vuelto en mi más grande objetivo, porqué tú con tú sonrisa lograr dar vida a cada célula de mi ser.

Todos los momentos que he compartido contigo fueron, son y serán mi mejor recuerdo, son momentos en los cuales quiero que siga permaneciendo la magia infinita, al igual que la alegría infinita que me da poder hablar contigo, o al igual que el poder rozar las hebras delgadas de tú cabello, o inclusive poder tocar tus manos que son tan blancas pero suaves como la nieve en el invierno. 

Para concluir, me gusta estar contigo por lugares únicos (bien sea un bosque o un sendero empinado), esos lugares llevan consigo el aroma de tú ser, al igual que yo me he quedado con la fragancia de tú risa, de tú mirada y de tus palabras. Eres sin duda alguna el sol de mi firmamento, eres las nubes que lo acompañan y simplemente tu brindas a la bóveda celeste de el color azul esperanza que la caracteriza.

Gracias por llenar de felicidad mi ser y ahora cada vez que mire nuevamente a la bóveda celeste (como tú la decidiste llamar) estarás firmemente en mis pensamientos y alegremente en mis recuerdos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s